sábado, 26 de diciembre de 2015

CICLO MAYOR Y CICLO MENOR DE LA LUNA Y SU RELACIÓN CON LA INCUBACIÓN DE ENFERMEDADES

 Debo aclarar que  las leyes y principios expuestos en este escrito no tienen nada qué ver con el arte y práctica de la astrología.
Mucho se ha debatido acerca de la influencia de la luna en la vida animal y vegetal, para muchos es notoria una rítmica periodicidad en relación con las enfermedades del cuerpo y los estados del ánimo.
Algunos consideran que es mera coincidencia sin importancia.
Siempre ha sido un enigma para psicólogos y psiquiatras los períodos de violencia, sosiego, acción y reacción de los enfermos mentales en paralelismo con el ritmo lunar (no en vano los llaman vulgarmente lunáticos), sin embargo  no es muy conocida la, relación entre dicho ritmo psíquico-físico y las fases de la luna.
La luna, tiene un definido ciclo de fases que abarca un período de aproximadamente veintiocho días, al que se llama mes lunar o cielo lunar. Este ciclo se divide en fases, a su vez también divisibles, de modo que podremos dividir el ciclo en  8 unidades rítmicas que serán de tres días y medio u ochenta y cuatro horas.
Aparte de este llamado mes lunar de 28 días, que llamaremos en lo adelante el CICLO MAYOR, la luna también cumple un CICLO MENOR  que corresponde al ordinario corto y ocaso de la luna, que abarca doce horas.
Por lo tanto, hemos de considerar dos ciclos lunares: el menor o corto, de doce horas, y el mayor o largo, de veintiocho días aproximadamente.
Asi como dividimos el ciclo mayor en 8 unidades de tres días y medio u ochenta y cuatro horas, también podemos dividir el ciclo menor en  cuatro partes iguales, de tres horas.
Para que nos sirven estos ciclos? En ellos se manifiestan  las rítmicas acciones de mente y cuerpo como ondulaciones de una onda rítmica, que van  más allá de los hallazgos de la ciencia, gracias a nuestro distinto conocimiento de ciertas leyes de la naturaleza.
Si nos detenemos a observar algunas enfermedades y analizamos la generalidad de los casos y nos valemos de las unidades cíclicas lunares, pues nos mostrarán los efectos de las anabólicas y catabólicas fases de la luna.
 En todas las fiebres agudas de cualquier índole, es muy notorio y definido el período rítmico de dichas unidades. Según demuestra la experiencia de muchos años, la enfermedad altera su marcha cada siete días, es decir, cada dos unidades largas.
Cuanto más larga es la enfermedad, más definidos son los cambios cada siete días, y hasta se nota la simple unidad de tres días y medio.
Ejemplos del  periodo de incubación de:
·         la fiebre tifoidea es de siete a veintiún días, o sea de dos a seis unidades largas
·         la varicela es de catorce días, o cuatro unidades largas
·         el de las viruelas es de siete a catorce días, o de dos a cuatro unidades largas
·         el de la escarlatina de catorce a veintiún días, o sea de cuatro a seis unidades largas
·         el de la tos ferina de diez días y medio, o tres unidades largas
·         el de la gripe de tres días y medio, o una unidad larga

·         el de la difteria de tres días y medio a diez días y medio, o sea de una a tres unidades largas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario